Los entornos de venta, ya sean propios o no , son una oportunidad de proporcionar una experiencia global a nuestras audiencias con el objetivo de crear vínculos racionales y emocionales hacia las marcas que perduren en el tiempo.