El packaging es uno de los principales puntos de contacto con el consumidor , es un elemento clave de innovación, diferenciación y construcción de marca.

Tiene un papel clave en el proceso de identificación y elección por parte del consumidor en el punto de venta y es una oportunidad única de penetrar en sus hogares y ganarnos su confianza.