Un buen proyecto de Branding permite a una marca permanecer en el tiempo de una forma sólida y reconocible.
Es la clave que permite crecer y evolucionar en función de las circunstancias del mercado.